Eastwood y Haggis

En el festival de Cannes, Paul Haggis comentó que su película “Crash” no le gustaba mucho y que en nada se merecía todos los oscars que se llevó en su momento. Según él, “En el valle de Elah” era mucho mejor peli que la anterior y no tuvo ni la mitad de éxito.

Coincido con Haggis. “En el valle de Elah” me parece de una maestría impresionante, con un guión tejido al detalle que avanza suavemente, descubriendo sus misterios sin engañosos  golpes de efecto. Todo lo contrario que Crash, cabría decir, en la que se manipula al espectador apuntando a su parte emocional en todo momento. Una vez dicho esto me reafirmo en lo que dije nada más verla: Técnicamente, el guión de Crash es una obra de ingeniería donde cada pieza encuentra su sitio. Esto es mucho más de lo que ofrecen tantas otras películas oscarizadas aunque no sea el caso de “Brokeback Mountain”, que competía y perdió frente a Crash.

Este rollo pasado de moda lo suelto porque el sábado vi “El intercambio”, de Clint Eastwood, protagonizada por Angelina Jolie y me recordó mucho el estilo de Haggis. Ambos directores ya trabajaron juntos cuando éste último escribió el guión de “Million Dollar Baby” en el 2004, Cartas de Iwo Jima en el 2006 y Banderas de nuestros padres en el 2007,  y hubieran podido encontrarse de nuevo si Eastwood hubiera aceptado el papel protagonista de “En el valle de Elah” que finalmente fue para Tommy Lee Jones.  Sabiéndolo me doy cuenta de que este papel estaba escrito a la medida de Clint y que sólo Tommy Lee le podía sustituir, casi como un actor gemelo. Todo lo cual encaja de nuevo, como un guión perfecto de Paul Haggis.

Os cuelgo una entrevista-lección magistral suya.

Anuncios
Published in: on junio 9, 2009 at 2:11 pm  Comments (2)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://nepalia.wordpress.com/2009/06/09/eastwood-y-haggis/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Efectivamente, Crash es un poco tramposilla, jugando facilonamente con los sentimiento del espectador (incluídos videoclips con baladitas pasteleras). Es una película muy hábil, pero con elementos que chirrían (la conversión del personaje de Dillon, que pasa de “casi violador” a “héroe ejemplar”… como espectador, exijo que el guionista sea más sutil; de lo contrario, siento que insultan las pocas neuronas que todavía tienen ganas de bailar en mi cabeza).

    Pero es un problema que Haggis suele tener, el de la falta de sutileza… todavía me produce vergüenza ajena el retrato que hace de la familia de la chica en “Million dollar baby”, es de película de Pajares y Esteso. Y que la boxeadora que provoca el accidente sea tan toscamente “mala”, parece sacada de una peli para pubertosillos descerebrados. Es una pena, porque la carpintería de sus guiones parece trabajada, y luego con esas pinceladas de “brocha gorda” desbarata el efecto que con tanto trabajo había intentado crear en el espectador (al menos conmigo, pero claro, no escribe sólo para mí).

    “En el valle de Elah” me gustó bastante más, aunque recuerdo otro truquillo de trilero que me hizo chasquear la lengua. Hablo de memoria, pero creo recordar que Susan Sarandon recibe un sobre que Tommy le dice que no abra hasta que él llegue (se supone que muchos días después, cuando acabe sus investigaciones). Claro, al guionista este efecto le viene de perlas, crea tensión y suspense en el espectador que está ansioso por saber qué guarda el dichoso sobre (el viejo truco de que el suspense no es contar, sino suspender momentáneamente la acción), pero la jugada, el que Sarandon, una madre ansiosa por saber lo que le sucedió a su hijo obedezca y se abstenga de abrir el sobre guardándolo entre sollozos, resulta completamente inverosímil. Y ya se sabe, cuando cuentas una ficción, no importa que lo que cuentes haya sido verdad, sino que parezca verosímil. Para colmo, cuando al final de la película, con todo resuelto, Haggis se acuerda de que tiene un sobre sin abrir, ¡resulta que cuando lo abren no contiene información interesante para el espectador!

    En fin, que despues de todo este chorreo de palabras, resumo: esperaré con atención la próxima peli de Haggis, porque no me aburre lo que cuenta… ¡y si disimulara mejor sus (algunas veces demasiado toscos) trucos, miel sobre hojuelas!

  2. Hola Gabriel!

    El sobre era claramente un Mc Guffin pero a mí sí me parece creíble que la esposa no lo abra esperando a su marido. Es una cuestión de confianza en la otra persona y ella sabe que él está a muerte en la investigación.

    Pero incluso esas cosas que a veces chirrían un pelo o son pastel no manchan el buen guión y dirección de este mago de montar historias.

    Y, como tú, iré a ver su última peli esperando encontrarme una buena historia bien contada.

    Gracias por contarme 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s