El asesino perfecto

wilburgLa directora de cine Lone Scherfig dirigió hace unos años la maravillosa película “Wilbur se quiere suicidar“, tras su exitosa “Italiano para principiantes”. Como dice el título, Wilbur no deseaba seguir viviendo, no encontraba motivos ni ilusión para continuar avanzando. No se trataba de una razón evidente, no aparentaba ningún desequilibrio extremo ni le ocurría nada a su vida cotidiana que se pudiera decir fuera un desastre. Ahí radicaba una de las principales premisas de la peli: Wilbur se quería suicidar porque si. Y punto.

Hoy he llamado a una persona muy querida para mí que vive en la peninsula y con la que hacía meses no lograba contactar. Por fin esta mañana sí me cogió el teléfono. Su voz era débil pero la notaba esforzada por demostrar un aparente buen estado de salud. Parece ser que es cierto, está mejor. Yo no sabía siquiera que hubiera estado mal y cuando consigo saber de ella resulta que es porque ya está mejor, porque sino ni me hubiera podido responder. Me ha contado que de un modo imperceptible incluso para ella fue hundiéndose en un pozo oscuro del que, para cuando quiso darse cuenta, ya estaba con el fango hasta las rodillas, atrapada… La depresión estaba allí, haciéndole sentir las peores cosas de sí misma.

“Hice algo que no debería haber hecho”

Sus palabras me han dejado helada.

“Y con ello sólo he causado dolor a mi familia. Pero ya estoy mejor, estoy mejor aunque… Estuve muy mal, esta es la verdad,  por eso hice algo que no debería haber hecho”.

En ningún momento hemos comentado el qué ni el cómo pero he comprendido perfectamente que la depresión ha estado a punto de matar a alguien a quien quiero muchísimo, una persona que si por algo destacaba siempre era por su sonrisa, su buen humor, su buen rollo y su gran capacidad de amar. Y ese crimen lo iba a llevar a cabo sin utilizar otras manos ni otra voluntad que no fueran las de la propia víctima, como una especie de asesino perfecto.

No puedo pensar en otra cosa.

Anuncios
Published in: on junio 29, 2009 at 11:26 pm  Comments (6)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://nepalia.wordpress.com/2009/06/29/el-asesino-perfecto/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. Tu relato me ha hecho pensar en si es lícito o no el suicidio. Me preguntaba si el suicida está en sus cabales para saber lo que va ha hacer, y por lo tanto debemos respetar su libertad de decisión, o si lo correcto es aconsejarles un buen psicólogo.
    Es sabido que los suicidas reales lo tienen controlado todo al detalle, y digo reales porque los hay que solo quieren llamar la atención.
    Sobre la depresión: no la veo como una modalidad de suicidio. Para mi es una rendición, ya que la vida es batalla tras batalla. No es difícil cansarse según que cartas te toquen en esta partida de la vida.
    Entiendo tu dolor al no haber estado ahí cuando tu amiga estaba mal,pero el destino tiene estos caprichos, quizás era mejor asi, ella no te pidió ayuda…asi que no te martirices.
    BSOSS!!!

  2. Antes de nada, pido disculpas porque el teclado esta averiado y no me permite poner acentos.

    Si algo me ha hecho comprender la historia de esa persona es que cuando alguien esta desesperada y la unica solucion que ve factible es el suicidio, va a piñon fijo. El que quiere morir, sea consciente de ello o no, busca el momento y el modo que le aseguren no fallar. Si mi amiga se salvo fue porque sucedio un imprevisto que permitio encontrarla a tiempo.

    Y nada hubiera podido hacer yo, pq como tu muy bien dices, ni me pidio ayuda ni la queria. Sus deseos eran otros y eso ella, en aquellos momentos, lo tenia muy claro.

    Todos hemos pasado por momentos dificiles en que creiamos que lo mejor era desaparecer pero hemos podido pensar en ello y rehacernos antes o despues. Creo que la verdadera depresion es otra historia, capaz de nublarte el sentido y la razon. A partir de aqui somos capaces de cualquier cosa.

    Gracias por darme tu opinion. La valoro mucho siempre.

  3. Como escribió Camus, el suicidio es el único problema filosófico importante, porque plantea el debate de si la vida merece la pena ser vivida o no. La vida no puede ser dolor, ni angustia, ni congoja permanente; esa es mi opinión. Si alguien decide acabar con todo, sus motivos ha ido atesorando y los respeto. A los que nos quedamos y conocimos a la persona que decidió terminarse siempre nos quedará la duda de si hubiéramos podido hacer algo por ella. Dudas y más dudas, en eso consiste la vida. Pero de antemano jamás dudaré que el suicida no estuviera en sus cabales. Quizá nunca estuvo más lúcido que cuando eligió esa opción. SU opción. Nadie es más libre que el que decide acabar por sí mismo, en lugar de irse dejando acabar.

  4. Estaría totalmente de acuerdo contigo en lo referente a personas cuya situación emocional les permitiera calibrar sus verdaderos deseos pero no creo que fuera el caso de esta amiga. Ella pasaba por una profunda depresión y no era capaz ni de levantarse de la cama. La tristeza, en estos casos, es aniquiladora.

    No creo que podamos hablar de que esta fuera SU opción. Quiero decir, no es en nada comparable a la decisión meditada que tomó Sampedro (el tetrapléjico del que se hizo la película “Mar adentro”), puesto que en este caso no cabría ninguna opinión, crítica o favorable, por mi parte.

    Un saludo, Gabriel.

  5. Entiendo tu opinión, pero también la decisión de tu amiga desde esa profunda depresión. A ella no le compensaba seguir.

  6. No sé, no lo veo claro. Tal vez prefiero creer que no sabía lo que hacía…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s