Censura o Prevención

emmanuelle

Mi infancia transcurrió en la época en que en el cine español triunfaban Pajares y Esteso manoseando a todas las tías buenas que se les ponían a tiro. Ya entonces me parecía vergonzoso e inadmisible que aquellas chicas aguantaran las groserías de un par de tíos feos y vulgares. Aquella que se ha dado en llamar la época del destape fue humillante para muchas aspirantes a actrices que no encontraban otra manera de hacerse sitio en las pantallas de cine. Evidentemente las habría que no veían problema en ello pero dudo que no se tratara de una minoría.

Por aquel tiempo se empezaba también a proyectar películas calificadas X en ciertos cines y a ciertas horas. En las capitales abrieron salas específicas y en los pueblos se buscaba el momento más conveniente para ello. Por supuesto yo no las veía pero sí conocía quién era Emmanuelle o Susana Estrada. Nombrarlas estaba prohibido en los niños y era pecado en los mayores.

El cine para adultos tuvo un gran éxito en España después de pasar los años oscuros de la dictadura y con el tiempo se ha ido creando una gran industria que manejó sus buenos dineros hasta que llegó Internet, que ha obligado a cambiar el  modo de trabajo y el tipo de propuestas. Pero si algo no cambia es que la mujer sigue presentándose como un pelele a la que se la puede tratar de cualquier modo.

El morbo que crean las situaciones de sometimiento o humillación pueden ser altamente excitantes y aunque trate de recordar que se trata sólo de una simulación no ignoro que, siendo estas imágenes tan accesibles a los niños a través de Internet, se fomenta la idea de que una mujer disfruta siendo maltratada.

Hoy ha salido la noticia de una niña de 13 años violada por chicos de su edad. El exdefensor del menor ha comentado que, en su opinión, deberían estar prohibidas las escenas de cine para adultos en las que las mujeres son violadas y vejadas y ellas parecen estar encantadas. Todo el mundo hablará de censura pero si se permiten ¿No se está haciendo apología del abuso sexual? ¿Acaso se comercializarían, sin escándalo alguno, películas en las que sistemáticamente se banalizara el holocausto?

Una cosa: no estoy en contra del cine para adultos y creo que lo dejé muy clarito en mi post: https://nepalia.wordpress.com/2009/07/22/prn-xa-ellas/

Anuncios
Published in: on julio 17, 2009 at 2:49 pm  Comments (8)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://nepalia.wordpress.com/2009/07/17/censura-o-prevencion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. Estoy de acuerdo al 100% contigo.

    Como decia mi profesor de filosofia, una cosa es libertad y otra libertinaje, y parece que nuestros jovenes tienen serios problemas para discernir entre una cosa y otra 😦

  2. Perdon, el del anterior comentario era yo, me confundí con otro login.

  3. El acceso fácil a ciertas imágenes que no se comprenden (al igual que los abusos infantiles) pueden fomentar una sexualización temprana muy problemática.

    Por otro lado, hemos pasado de una educación estricta y represiva a la permisividad más absoluta. El respeto es algo que se inculca desde la infancia en la familia y se continúa trabajando en la escuela. Pero parece ser que demasiados padres no comprenden cual es su responsabilidad en la educación de esos nuevos ciudadanos que son sus hijos.

    Y finalmente, es preocupante la cantidad de delitos sexuales que protagonizan gente muy joven. Creo que ha llegado la hora de estudiar nuevas medidas persuasorias y castigos más severos.

    Gracias por opinar 🙂

  4. En unos casos, la ley del menor, buscando la máxima protección para los jóvenes de entre 0 y 18 años, causa la paradoja de la excesiva sobre protección. Dicho así queda un poco raro, pero en muchos casos, y como a según qué edades ya son más listos que el hambre, se aprovechan de esta ley para actuar al margen de otras leyes.
    No debería hablarse de censura en según qué imágenes, como esas que comentas de violaciones, si es en aras de la ley orgánica del menor. Recalco lo de orgánica.
    En pocas palabras, si yo cumplo 18 años mañana, hasta esta noche a las 23.59 puedo hacer muchas cosas malas que simplemente se arreglarían con unas visitas al psicólogo y una notificación a los padres; en cambio, pobre de mi como haga eso mismo a partir de manaña.

    Tu blog mola. Besos

  5. Pues si. Hay casos sangrantes, nunca mejor dicho, en que el asesino o delincuente se ha librado de cárcel por que le faltaban un par de horas para cumplir su mayoría de edad.

    De sobra son conocidas las consecuencias de una sobreprotección de los padres, que convierte a sus hijos en personas incapaces de tomar decisiones, actuar de manera autónoma o responsabilizarse de sus actos y, en consecuencia, pagar por ellos.

    Estas son las consecuencias de una ley del menor sobreprotectora: menores que no pagan consecuencias por sus actos.

    Qué bien que te pasaste por aquí! Gracias 🙂

  6. Tema delicado. ¿Ley del menor sobreprotectora? Hmmm… todos conocemos casos sangrantes (recuerdo ahora el de Sandra Palo, y las ¿penas? impuestas a sus agresores-torturadores-asesinos-violadores). Las leyes están para enmarcar problemas, y para enmarcarlos hay que poner unos límites. Puesto que en los estados de derecho las penas privativas de libertad están orientadas a reinsertar posteriormente a esas personas en la sociedad, ¿creéis adecuado meter a una persona de 13-16 años en una prisión de adultos? Pero quizá me esté desviando del tema propuesto por Nepalia.
    No tengo demasiada experiencia como espectador (en realidad, como actor tampoco la tengo) de películas porno, pero haciendo un pequeño repaso mental no recuerdo haber visto ninguna con escenas de violación. Ahora, eso sí, lo que siempre me extrañó es que mujeres despampanantes no tuvieran ningún problema en dejarse manosear (y algo más) por grasientos, bajitos y feos personajes masculinos ¡La realidad no es así, doy fe de ello! Pero bueno, concedamos que eso, contemplar hermosas mujeres descerebradas junto a simiescos personajes masculinos descerebrados se trata de una licencia poética que se conceden los responsables (casi siempre hombres) de esos engen… digooo, películas. El problema puede venir no del bodrio filmado, sino de la interpretación que cada espectador le concede, y ahí está el quid.
    El factor más importante, a mi juicio, es el que nepalia apuntó ya. La dejadez de la educación familiar. Hay tipos de educación que pertenecen al ámbito escolar, pero otro, el que nos nutre fundamentalmente y marca el tipo de persona que llegaremos a ser, que pertenece al ámbito familiar. No sé si el primero falla, pero este segundo es indudable que sí (esas pelotas playeras volando por encima de las cabezas, ¿verdad, nepalia?), y me temo que la cosa no hará sino empeorar con el paso del tiempo. Si los padres de ahora, que pertenecen a unas generaciones en las que aún existía un cierto grado de disciplina (en el mejor de los sentidos) hogareña y escolar han creado monstruos como los que vemos a diario, ¿qué será de los habitantes del planeta cuando estos pequeños monstruos de hoy sean padres a su vez y deban orientar los pasos de sus camadas por la vida? El único consuelo que me hago es que para entonces, si es que aún estoy por aquí, poco me ha de quedar ya para aguantar.

  7. A ver, está claro que no se pueden meter menores en cárceles de adultos. Para éso estan los reformatorios -no confundir con los centros de protección-
    El problema es que estos menores que acaban en esos reformatorios, por regla general, son hijos de hijos de otros menores problemáticos. En muchos casos, no se llevan ni 18 de años de padres/madres a hijos. Si no salen de su entorno familiar problemático desde pequeñitos, la cosa está muy difícil para que no vuelvan a reincidir como sus padres. Un círculo vicioso, vamos.
    La ley orgánica de protección al menor se está usando para proteger a los niños de su propio entorno familiar, que es el más peligroso; aunque suene contradictorio.

  8. Cierto, no hay que mezclar conceptos. Pero es necesario un cambio en las leyes que no deje impunes actos delictivos protagonizados por menores y, por otra parte, garantizar la protección de los idem de un entorno familiar hostil y violento. Son dos cosas distintas.

    Y volviendo al tema de las pelis porno… Gabriel, sí hijo, si, se ficcionan muchísimos actos de violencia y humillación contra las mujeres y, entre ellos, la violación. Pero tampoco quiero satanizar el cine para adultos… Escribiré un post más específico acerca de el porno, las mujeres y, como tú bien dices, los tíos feos 🙂

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s