No cobro la huelga!

Me prometí que no volvería a caer en provocaciones pero es que me lo ponen a huevo y yo soy tan débil… En fin, allá va.

Desde los medios de comunicación de extrema derecha de este país (esta definición no es mía sino de un compañero sindicalista miembro de la Ejecutiva del PP de aquí) se ha intentado (y conseguido bastante, por lo que veo) deslegitimar a los sindicatos como representantes de los trabajadores. No entraré en cada una de las tonterías que se han dicho pero es que hay algunas que deberían avergonzar a quién las esgrime.

Se tacha a Toxo (uhmm, bonito juego de palabras), Secretario General de CC.OO de millonario porque vive en un ático de protección oficial y este verano se ha ido de crucero.  Señores, mírense los precios de la vivienda de protección oficial (vivienda que ya poseía antes de estar en el cargo que ahora ocupa) y los de los cruceros. Éstos últimos se pueden conseguir incluso a precios de 2 x 1. Pero parece ser que los trabajadores de izquierdas debemos ser unos muertos de hambre para tener credibilidad.

Ayer, día de la huelga general me encontraba atendiendo el teléfono para explicar a la gente que llamaba cualquier consulta acerca de la misma. Lo hice por militancia, pero ni yo ni nadie en el sindicato cobró este día ni cotizó a la Seguridad Social. Y al que no se lo crea cuando quiera se lo demuestro, puesto que todo está especificado en nómina. Cómo eso la gente ni lo sabe ni busca saberlo, tuve que recibir toda clase de improperios e incluso insultos. La consigna este año era: los sindicatos cobran el día de huelga y nos mandan a nosotros a dejar de trabajar. Patético.

Primero: Cada uno deja de trabajar o no según le marque la conciencia. Perder un día de trabajo por adherirse a la huelga podía suponer no perder después por la nueva reforma laboral. Ya se sabe, el “Pan para hoy y hambre para mañana”.

Segundo: Como ya he dicho, NADIE en los sindicatos, ni sus ejecutivas ni sus trabajadores, cobra el día de la huelga y, además, no cotiza a la Seguridad Social, como cualquier trabajador de otra empresa.

Tercero: Que nadie me diga que vendrá el PP a solucionarlo todo. La reforma de Zapatero es la de la derecha. Por eso el PP estaba en contra de la huelga. Si la reforma sale adelante, ellos se van a ahorrar tener que hacerla y, a la vista está, sufrir sus consecuencias políticas.

Cuarto: Quién sale derrotado con el  fracaso de una huelga no son los sindicatos, somos los trabajadores. ¿Que total no se arregla nada con todo esto? Por lo menos ejerzo el derecho a la pataleta, que parece ser es lo único que nos queda.

Anuncios
Published in: on septiembre 30, 2010 at 11:16 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://nepalia.wordpress.com/2010/09/30/no-cobro-la-huelga/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Al final, lo que me olía: la tostada de que el PSOE no era de fiar. Supongo que quien con buena fe los votó, lo hacía porque pensaba que ese partido los defendería de las presiones neoliberales que los órganos de choque del capital internacional ejercen sobre los gobiernos para imponer por la fuerza medidas que jamás, de ser propuestas claramente por los partidos, ganarían en la urnas (esclarecedor y estremecedor el análisis de Naomi Klein en “La doctrina del shock”).

    Ha resultado más que evidente que las medidas adoptadas por el gobierno (¿socialista?) han satisfecho enormemente a la derecha. De ahí el ataque, la inquina y la guerra sucia que se ha prodigado a los sindicatos ante su legítima convocatoria de huelga general (en la que yo participé). Que cada palo aguante su vela. Por otros motivos, tampoco yo estoy muy de acuerdo con el adormecimiento sindical que hemos padecido durante los años de mayor bonanza (que como de costumbre han disfrutado sólo unos pocos) de este país. En el período 2003-2007, el de mayor crecimiento histórico económico, los trabajadores en España perdieron de media un 3% de poder adquisitivo. Nada extraño si observamos que el país está infestado de convenios laborales de 700-800 euros firmados libremente por nuestros sindicatos representativos. No sé por qué, pero me da en la nariz que si quienes los firman tuvieran que vivir de lo que firman, hace decenios que esas cifras estarían muy pero que muy superadas.

    En fin. Seguiremos tirando, pese a los hunos (como escribía Unamuno) y a los otros… ¿qué remedio queda?

    P.D.: ha sido muy agradable encontrar una nueva entrada en tu blog, Cata.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s