Eastwood y Haggis

En el festival de Cannes, Paul Haggis comentó que su película “Crash” no le gustaba mucho y que en nada se merecía todos los oscars que se llevó en su momento. Según él, “En el valle de Elah” era mucho mejor peli que la anterior y no tuvo ni la mitad de éxito.

Coincido con Haggis. “En el valle de Elah” me parece de una maestría impresionante, con un guión tejido al detalle que avanza suavemente, descubriendo sus misterios sin engañosos  golpes de efecto. Todo lo contrario que Crash, cabría decir, en la que se manipula al espectador apuntando a su parte emocional en todo momento. Una vez dicho esto me reafirmo en lo que dije nada más verla: Técnicamente, el guión de Crash es una obra de ingeniería donde cada pieza encuentra su sitio. Esto es mucho más de lo que ofrecen tantas otras películas oscarizadas aunque no sea el caso de “Brokeback Mountain”, que competía y perdió frente a Crash.

Este rollo pasado de moda lo suelto porque el sábado vi “El intercambio”, de Clint Eastwood, protagonizada por Angelina Jolie y me recordó mucho el estilo de Haggis. Ambos directores ya trabajaron juntos cuando éste último escribió el guión de “Million Dollar Baby” en el 2004, Cartas de Iwo Jima en el 2006 y Banderas de nuestros padres en el 2007,  y hubieran podido encontrarse de nuevo si Eastwood hubiera aceptado el papel protagonista de “En el valle de Elah” que finalmente fue para Tommy Lee Jones.  Sabiéndolo me doy cuenta de que este papel estaba escrito a la medida de Clint y que sólo Tommy Lee le podía sustituir, casi como un actor gemelo. Todo lo cual encaja de nuevo, como un guión perfecto de Paul Haggis.

Os cuelgo una entrevista-lección magistral suya.

Published in: on junio 9, 2009 at 2:11 pm  Comments (2)  
Tags: , , ,

Sinde, ríndete

cartel_estrellaCuando González-Sinde vino a darnos una charlita en el Postgrado de guión me cayó de maravilla. Creo recordar que ya había ganado su Goya a la mejor dirección revelación por “La suerte dormida”, peli en la que dicho sea de paso estuve yo haciendo algunos pases de figuración y andaba ella todo el día escondida en un poncho enorme. Yo ya la admiraba por el guión de “La buena estrella”, que es una de mis películas españolas preferidas. Bueno, pues como ya todos sabemos, la han hecho ministra y parece ser que ya tiene un enemigo declarado: las redes p2p. Bien, a mí me parece que intentar evitar las descargas de internet es un cometido imposible y que, en todo caso, se tiene que evitar que algunos avispados pretendan lucrarse con ello. Pero más allá de eso es absurdo intentar detener lo inevitable, y que no se escuden diciendo que se pierden muchísimos puestos de trabajo o que estamos abocando el cine, la música o la literatura a su desaparición. ¿Acaso alguien se preocupó de los miles y miles de empleos que desaparecieron juntamente con el rollo de película para máquinas reflex? Del mismo modo que no se podía detener la implantación de la fotografía digital habrá que ir pensando en otro modo de ofrecer las creaciones literarias, musicales o cinematográficas. Es evidente que los cines desaparecerán y con ellos mi idea romántica de ver una película pero esa es lo que demanda un público que, por otra parte, consume más cine que nunca.

Published in: on abril 15, 2009 at 9:00 pm  Comments (2)  
Tags: , , , ,

Nunca ganaré los premios bitácoras

Escribo lo que me sale del bolo, que diría aquella.

No utilizo plantilla, ni guión (yo, que soy tan aficionada a nombrarlo).

Soy imprevisible y cuento lo que me acaba de pasar ahora mismo o aquello de lo que me acuerdo que sucedió hace un tiempo.

Si tengo que hablar de películas, están más pasadas que los roscos de vino de mi mesa de navidad.

Si nombro a mis grupos musicales, alguien me acaricia la cabeza y susurra “pobreta, se quedó en los 80 como el de gas natural”.

Si hablo de libros, lo hago desde el intimismo, porque me tocan o me enseñan. No aporto nada a nadie (o poca cosa, a lo sumo).

A veces me pongo tontorrona y hablo de sentimientos, pero al final me entra la risa y la cago.

Escribo de música, de cine, de libros, de la crisis, de la profesionalidad de los que trabajan cara al público, de lo que pasa en el mundo en general y a Panero en particular.

Cambio el diseño y el nombre del blog tantas veces como me aburro.

Y tan contenta, oyes.

imagen-058

Rodaje del corto "Sombras" de Marco A. Robledo

Published in: on noviembre 18, 2008 at 7:01 pm  Comments (9)  
Tags: , , , , , ,

¿Cómo? (Buñuel)

Jean-Claude Carrière, guionista.

Jean-Claude Carrière, guionista.

Se conmemoran estos días los 25 años de la muerte de Buñuel y con esta excusa se le ofrecen multitud de homenajes en forma de exposiciones, conferencias, proyecciones… La más importante (por cantidad) debe ser la de la Real Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, que reúne una gran cantidad de fotos y carteles del director a lo largo de toda su carrera.

Buñuel gustará más o menos o nada, como todo. A mí, personalmente, me interesa su propuesta. Entre otras cosas porque desde el principio aprendí a fijarme en los detalles, a leer entre líneas y a interpretar lo que cuenta. Pero de Buñuel, como de todos los guionistas del mundo, lo que me interesa es el cómo más que el qué. ¿Cómo surgió la historia? más que ¿Cúal es el resultado visual?

Para el que no lo sepa, ahí va una gran verdad: Buñuel se lo curraba mucho. Junto con Jean -Claude Carrière, su guionista durante más de 20 años, impuso una rutina de trabajo basada en la disciplina. Pero hay algo muy importante en esta pauta: Todos los días, cada uno de ellos debía inventar una nueva historia y luego contársela a su compañero. De esta manera, el proceso creativo estaba siempre en marcha. Podían salir buenas o malas historias pero eso era lo de menos porque lo que realmente importaba era mantener los ojos abiertos, estar siempre despierto a la pequeña idea que puede surgir en cualquier momento y que abrirá el camino hacia el guión perfecto.

Cada guionista tiene su forma de trabajar, evidentemente. En las charlas a las que he asistido he tenido ocasión de comprobar que hay mil maneras de encontrar el hilo a través del cual se desarrollará nuestra historia escrita, pero veo en ese ejercicio de Buñuel y Carriere una genial manera de esperar a la inspiración.

Published in: on noviembre 2, 2008 at 10:14 pm  Comments (2)  
Tags: , , , ,

Aprender de Hitchcock, Wilder y Allen

Clase magistral

Clase magistral

Tengo libros a los que recurro siempre que necesito lectura de distracción. Libros amenos, que me entretengan sin más en momentos en que quiero evadirme un rato. Son textos imprescindibles en la mesita de noche de cualquiera que ame el cine y quiera aprender o simplemente curiosear en el germen de algunas de las películas más importantes, cómo fue la elaboración de los guiones, anécdotas del rodaje y los actores…

Ya nombré en un post anterior los libros “Conversaciones con Alfred Hitchcock” entrevista realizada por Truffaut cuya primera edición, tal y como la conocemos hoy puesto que hubo una anterior más corta, es de 1974 y “Conversaciones con Billy Wilder” al que entrevista Cameron Crowe con primera edición en el 2000. Ambos libros están siempre al alcance de mi mano para cualquier consulta y ahora he sabido que va a salir, si no lo ha hecho ya, “Conversaciones con Woody Allen” a quién entrevista su biógrafo oficial y no otro director de cine como a los dos anteriores.

Imagino que teniendo como ejemplo las versiones con Wilder y Hitchcock el tipo de entrevista, y por consiguiente el resultado, será el mismo: lectura para disfrutar, consultar y aprender.

Published in: on octubre 9, 2008 at 12:09 pm  Comments (2)  
Tags: , , , , , , , ,

Fuera de carta

Nacho G. Velilla. Yo me lo guiso yo me lo como

He visto la peli española, sensación del año al parecer, “Fuera de carta”. Está escrita y dirigida por guionistas de Globomedia y han contado con actores que ya han triunfado con anterioridad en sus series “7 vidas”, “Policías, “Los Serrano”, “Gominolas”…

Me pasaron el guión de “Xantarella” (hoy “Fuera de carta”) allá por el 2004, se suponía que mi misión era dar mi parecer sobre él y se suponía que tenía que ser sincera. Y lo fui. Lo que leí me echó para atrás, me parecía una historia llena de lugares comunes aún pretendiendo ser original y es que, por entonces, la niña decía cosas nunca oídas en las series o películas: “déjalos, no les hagas caso, son unos gilipollas”, o algo así. No sé si os habréis fijado pero esa frase es la más escuchada en los guiones españoles, la chica buena (guapa la mayoría de veces) le dice al chico burlado por los chulitos “No les hagas caso que son unos gilipollas”. Bueno, a parte de eso, los chistes eran facilones y los personajes poco creibles. Esa era mi SINCERA opinión pero resulta que en cuanto la solté a quién me había pedido mi SINCERA opinión, su respuesta fue: “Pues a las productoras que lo han leido les ha gustado mucho y hay unas cuantas interesadas en poner la pasta”. Nos ha jodido, a la mina de oro que es que en el cartel ponga “De los guionistas de 7 vidas y Aída” nadie le hace ascos porque para empezar ya tienes, fijo, unos cuantos millones de espectadores. Os puedo asegurar que ese mismo guión que yo leí en 2004, firmado por un mindundi, no supera los cinco minutos ante los ojos de un lector de guiones, esos que se encargan de hacer la criba para la productora.

En aquellos momentos, García Velilla y alguno más de los guionistas de 7 vidas estaban realizando un curso de cocina por las noches y se me antojaba que entre plato y plato, observando al profesor, habían ido perfilando a los personajes. Puede que fuera así.

El caso es que tengo que reconocer que, aún conservando la esencia, ese guión ha mejorado mucho. Obviamente, cuando yo tuve acceso a él debía estar en fase Beta y el resultado en pantalla dista mucho de lo que yo esperaba. Confieso que tenía muchas ganas de verla y no me defraudó sino todo lo contrario. Me resultó una comedia predecible, eso sí, pero aún así entretenida, sencilla (ya quisiéramos que las complicaciones familiares fueran tan fáciles de resolver, ya), redonda y de personajes, poniendo todo el peso del éxito en los diálogos que tan bién se saben trabajar en la factoría Globomedia. No seré yo quién descubra ahora a Antonio Sanchez, Oriol Capel, David Sanchez o al propio Velilla. Ellos solitos se bastan para hacernos pasar un buen rato con la sonrisa en los labios y la mente distraida. Que para problemas ya tenemos bastante con leer los que todos los días crea, de la nada, El Mundo.

Published in: on septiembre 18, 2008 at 7:44 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,