La tripa al sol

Hace tres veranos me fui a estudiar inglés a Brighton, al sur de Inglaterra. Es una ciudad costera, bastante pija, con playa y un muelle que se utiliza de paseo con atracciones. Mi familia de acogida era bastante sencilla en esencia, él era antenista y ella empleada de hogar, con poco tiempo para arreglar la propia casa la cual contaba con numerosos montoncitos formados por los más diversos componentes: ropa, cd’s, cables, revistas… Pero había algo de lo que presumían abiertamente: su refinada educación inglesa y a mí, que me pillaron ya mayorcita, eso me tocaba mucho las narices. Ejemplo: Sentados en la mesa, una persona entre el padre y yo, el padre me pide la sal y yo se la paso. ERROR!!!! Yo tendría que haberla pasado a la persona que estaba pegada a mí para que ella se la pasara al que estaba pegado a ella, que era el solicitante. Como esa todos los días caía alguna.  Si yo no superaba la prueba el matrimonio se miraba condescendiente, se sonreían y se hacían algún comentario privado, del tipo “Tenemos que ser comprensivos con esta pobre”.

Vivo en Palma de Mallorca, una ciudad que linda con el mar, lo cual, para algunos turistas,  la convierte en un lugar de pachanga y playa así que por aquí se puede pasear de cualquier guisa, léase en bikini las chicas y sin camisa los chicos. Tú les ves y piensas: “En su país no harían eso” que es una frase muy aplicable en diversos momentos del día y la noche: Cuando se ponen beodos en la playa, cuando se ponen beodos por la noche, cuando destrozan mobiliario urbano, cuando provocan peleas… El otro día, en la terraza de un museo que hay sobre la muralla de palma con vistas a la bahía, un grupo de chicos y chicas guapas, ellos con vaqueros de marca y ellas con sandalias con tacón pero todos sin camisa. Repito: era la terraza del museo contemporáneo. Es sólo un ejemplo pero hay mil. Ayer mismo se paseaba por la ciudad un señor enseñando panzón tremendo junto a su mujer y hace una semana uno de las mismas características andaba tan tranquilo vestido únicamente con un bañador slip.

Cuando al padre de mi familia en Brighton le comenté los desvaríos de sus compatriotas en mi país su respuesta fue: “La culpa es vuestra. Tenéis una policía demasiado permisiva”.

Chúpate esa.

Published in: on junio 16, 2009 at 1:47 pm  Comments (10)  
Tags: , , , ,

Luces y acción!

p1010078 En Palma le han dado al interruptor de las luces. Y está la mar de bonito, claro. Salí el viernes a verlas encender y de paso me tomé un café y una ensaimada calentita en Ca’n Joan de s’aigo.
El día de la consti estuve tomando una cerveza belga en el Guirigall y para cuando quise darme cuenta ya se me había subido a todo lo alto. Aún asi me tomé una Chimay (belga también) nada más llegar a casa. Me gusta la cerveza pero cuando tienen tantos grados voy con cuidado. Las migrañas pueden ser terribles, ya se sabe.

imagesLa semana pasada fui a Sa Nostra (Centro Cultural de una caja de ahorros de aquí) en la que proyectaban “Fausto”, la de 1926 dirigida por Murnau. Podría haber sido un pelín duro estar dos horas viendo una película muda pero el acompañamiento en directo de piano, flauta y clarinete la hizo mágica. Incluso los que se durmieron lo hicieron arropados por una música evocadora. Todo un lujo.

Cartel de las jornadas de ACIBHoy 10 de diciembre de 2008, miércoles, mi amigo Marcos Robledo dará una conferencia también en Sa Nostra (parece que estuviera abonada), dentro de una jornada de la Associació de Cineastes de les Illes Balears (ACIB). Habrá proyecciones de cortos, estreno de documentales y charlas de algunos de los directores de cortos que están preparando, rodando o ya en postproducción. Marco nos enseñará en primicia un adelanto de su nuevo corto “La filosofía de la futilidad”.

Published in: on diciembre 10, 2008 at 12:48 pm  Comments (2)  
Tags: , , , , ,