Ser finalista

No sé quienes son pero están a tope con mi causa
No sé quienes son pero están a tope con mi causa

Aunque escribo continuamente cualquier cosa que se me ocurra en papelitos, servilletas o trozos de cartón ya no suelo participar en concursos de relatos a los que años ha era tan asídua, entre otras cosas porque tenía mucho tiempo. Ahora, retomada la universidad, considero que pierdo el tiempo si leo otra cosa que no sean libros de texto o si dedico las horas sobrantes del día al entretenimiento. También cuenta el que cuando ganas te da un subidón de la muerte pero en cuanto llevas una temporada sin salir en la lista de los elegidos pues como que ya no apetece tanto molestarse en realizar los pesadísimos envíos de 10 copias y hoja con los datos personales en sobre cerrado. Se te va un pico con la tontería y si no te ves con posibilidades reales terminas por dejarlo.

Pero ser finalista también te pone las pilas así que están obligados a hacértelo saber, sobre todo en el caso que nos ocupa.

Del 2004 al 2006 estuve viviendo en el extranjero y justo acabo de enterarme de que mientras estaba fuera he sido finalista de, al menos, tres certámenes de los que han publicado sendos libros que se venden, no se regalan. Sé que en las bases no ponía nada de que había que renunciar a los derechos de autor por lo que deduzco que, tal vez, me tocaría un poquito de los beneficios que se puedan recaudar. Pero lo cierto es que me conformaría con que me hubieran avisado de que era finalista.

Porque en algunos casos además de participar, da mucho gusto saber que tu esfuerzo es válido, que estás en el buen camino. Que lo estás haciendo bastante bien.

Anuncios
Published in: on septiembre 15, 2008 at 2:11 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,