Cine caro

Qué poquito le queda, snif.

Noche calurosa de finales de julio. En el cinema a la fresca, pantalla gigante al aire libre bajo la Catedral de Palma de Mallorca,  el ayuntamiento tiene programada para las 22h. “Blade Runner” en VOS. Pensé que no iría casi nadie pero a las 21:30h. ya empezaba a costar encontrar sitio. Cuando empezó la peli no cabía nadie más y muchos tuvieron que verla desde sitios alejados y/o incómodos. Durante la proyección los espectadores, muchos de ellos bastante mayores, estuvieron en completo silencio y apenas nadie abandonó antes de que terminara.

Dos días más tarde fui a una sala de la ciudad a ver “Gente de mala calidad”, una especie de comedia española (en realidad todos eran unos desgraciados) que estuvo entretenida. Éramos 5 en la sala, tres más de los que había supuesto. ¿Cuánto tiempo les queda a los cines de ciudad? Apenas nada, no me cabe la menor duda. De hecho, se habla con insistencia de que los primeros en desaparecer serán los Renoir. Es cierto que los centros comerciales no tienen competencia en cuanto a salas de cine, con asientos cómodos, pantallas gigantes y Dolby Surround pero su ubicación, precisamente estos centros a los que sólo puedes ir a consumir, no pasear, convierten las ciudades en lugares desérticos a los que, trabajando en polígonos y viviendo el ocio en centros comerciales, sólo acudiremos a dormir. Menuda mierda.

Y si la entrada de los cines con pantallas alucinantes me parecen caras no digamos ya la de estos cines cochambrosillos (románticos sí, pero en su mayoría destartalados), donde el tener que pagar 6,50€ para sentarte en butaca machaca-cervicales y ver la peli en pantalla encajonada me parece un verdadero robo. Y ahí es donde entro en contradicción, porque yo soy la primera que, para pagar lo mismo, pues me voy a la pantalla total, siempre que la peli me lo permita ya que las VO o ciertas pelis “raritas” suelen proyectarse en salas menos comerciales.

Resumiendo: si la gente es capaz de guardar sitio durante más de media hora en sillas de plástico y luego tragarse Blade Runner en VOS sólo por ver cine (me consta que fueron muchos los que no sabían a lo que iban) significa que queremos ver pelis en gran pantalla. Entonces, ¿Por qué cierran los cines? Estoy convencida de que con 3-4€ para la entrada los que ganan ahora (las productoras, más que nadie) seguirían ganando y la gente acudiría a las salas a ver cine. Desde luego, lo que no tiene razón de ser, es que los pequeños cines incómodos y antiguos (que síiiii, muy románticos y tal) cobren la misma entrada que las grandes salas con toda clase de prestaciones.

Es una idea pero si no os gusta tengo más :).

Published in: on agosto 4, 2008 at 8:26 pm  Comments (4)  
Tags: , , , ,